Melón: «cutradas» de escritores y lectores

Compartir
Cutradas de escritores y lectores

La gente es muy cutre, queridas mías. Aquí os dejamos diversas cutradas del mundo editorial, cometidas habitualmente por escritores y lectores. 

Nos encanta abrir melones. Ya está. Ya lo hemos dicho. Nos alucina. Pero no porque nos encante crear polémica, las cuatro somos muy happy-flowers, no sentimos una necesidad primitiva de levantar ampollas e ir a machete. Pero encontramos cierto placer en ver que no somos las únicas molestas por según qué actitudes cutres de manual, como si la gente se hubiese sacado un master para cutrear de forma profesional.

En este episodio del pódcast te hablamos de todas las cutradas que se nos han ocurrido que hace la gente.

Y empezaremos por la primera:

«No, es que no me ha gustado». ¿En serio?

¿Haces lo mismo con los libros de papel? ¿Lo compras, los lees y, si no cumple tus expectativas, lo devuelves? No lo creemos, entre otras cosas porque la persona de la librería te mandaría a freír espárragos.

Además, en el caso del libro físico y en papel, entendería la mala praxis porque recuperar entre 15€ y 20€ aún podría ser un motivo de peso, pero ¿99 céntimos? ¿3€? Válgame, Señor, tú no serías de las que le dan dinero al fantasma de las bragas rotas para que se compre otras.

«No, es que está mal escrito, tiene faltas, está mal maquetado…». Amazon te deja descargar una muestra para que puedas previsualizar ese tipo de cosas antes de hacer el desembolso, así que huele a cutrada desde tres esquinas más allá.

Aquí tenemos las dos vertientes.

Por un lado tenemos a las escritoras que, con cuentas fantasma y otros nombres, se ponen cinco estrellas como cinco soles en sus propias novelas y recalcan lo mucho que sabe la autora sobre el género y lo mucho que se nota cómo de profesional es en lo suyo. Mother of God... ¿Te contamos un secreto? Se nota que eres tú.

Puedes cambiarte el nombre, puedes escribir un comentario bajo otra identidad y género, pero se nota. No nos preguntes qué es, si es que se hace referencia a aspectos de la novela que no haría un lector habitual, si es por la forma de hacerla… No lo sé, pero se notan a la legua.

Y luego está la otra parte, la de autoras que se dejan reseña con su propio nombre, con dos ovarios. Si no te quieres tú, ¿quién lo va a hacer, reina mora?

No mola, queda raro. Y todavía peor cuando esa es la única reseña que tiene ese libro. Ojú, qué chungo.

Quienes practican este tipo de actividad deberían ser nombrados la monarquía de la cutrez máxima.

¿En serio? ¿De verdad la gente tiene tiempo de hacer estas cosas pudiendo emplearlo en otras prácticas más productivas como aprender a escribir mejor? ¿O llevar tu Insta como Dior manda? ¿O ser feliz, que falta nos hace a todas?

La vida es mucho más que ir dando una sola estrella a quienes crees que te roban luz.

Si la gente calculara el tiempo y la energía que dedica a envidiar y molestar al prójimo, se daría cuenta de que podría sacar tres novelas más al año. Siempre hay tiempo, pero hay que emplearlo mejor.

Ay, virgen del Despropósito… ¿Cómo se puede tener tanta cara dura?

O sea, un libro que a la autora le cuesta un mínimo de 10€ (suelen ser más si contamos lo que cuesta editar, imprimir, enviar y añadir regalos a una novela, pero vamos a ser benevolentes y redondeamos a la baja), alguien lo pide gratis porque así puede leerlo y reseñarlo.

Pero no lo hacen desde la gratitud, porque la mayoría de veces parece que te están haciendo el favor de tu vida. Y esto es opinión de La Peidró, desvinculo a La Tribu de esto, asumo las consecuencias de lo que voy a decir, pero si eres bookstagramer y te dedicas a las reseñas, es porque te gusta leer. Bien, entonces esto es un win-win, como dicen los ingleses. Yo gano una reseña (pagando con el libro), la bookstagramer gana una novela (pagando con tiempo).

Peeeero… (hay un gran pero), la reseña debería tener cara y ojos, porque 10€ para que alguien lea gratis y después solo se limite a copiar la sinopsis y decir: «me ha gustado, aunque no he empatizado con Pepito», «no me ha gustado, no es mi tipo de novela», pues no veo el win-win por ningún sitio. Y por eso, yo personalmente, Bea Peidró, con DNI ATITELOVOYADECIR, dejé de colaborar.

Porque no solo me han hecho sentir que esto es un superfavor que me hacen a mí y solo va en una dirección, sino que he visto mi libro en Wallapop por 7€ en la cuenta de una señorita que se hacía llamar bookstagramer. En fin… Menudo tinglado se montan algunas amigas a costa de los esfuerzos económicos y las ilusiones de las autoras.

Esto nos lleva a otra práctica bookstagrámica que no terminamos de entender:

«Hola, he visto que tienes libros. Puedo hacerte una reseña positiva por 30€». ¿Te suena? ¿Cuántos mensajes has recibido como este? Trillones.

Y no, no van a leer el libro, es que les sueltas 30 laurios y te ponen el libro por las nubes a pesar de que no saben nada de él. Porque no les interesa ni siquiera leer, solo se alimentan de tu desesperación por conseguir una reseña más. Son las vampiras de ilusiones.

Si al menos brillaran al sol y tuvieran la carita de Robert Pattinson… Pero no. Tienen la carita dura, simplemente.

Pero sí pueden mirar una pantalla para escribirte y pedirte tu libro gratis y en formato papel.

Porque leer en un dispositivo digital no les va nada bien para los ojos, pero estar dos horas en Instagram buscando autoras a las que pedir una copia en papel, para eso sí tienen la vista suficientemente sana.

Lo más chocante de todo esto es que suelen ser personas que tienen menos repercusión que tú y que hacen unas reseñas de pena. Pues lo sentimos si no puedes leer en digital, nosotras no podemos la hipoteca con reseñas mal escritas.

¡La piratería es ilegal! Y usamos el verbo traficar porque es lo que es: coger un archivo que no es tuyo y enviarlo a través de un canal de difusión donde se puede descargar muchas veces es lo mismo que hacer copias falsas de una obra.

Por favor, deja de hacer eso. Porque todo aquello que se difunde gratis es un dinero que pierde el autor o autora. Si no se paga ese trabajo, esa persona tendrá que dejar de escribir y dedicarse a trabajar en algo que le pague las facturas.

O sea, estás cavando la tumba profesional de alguien que quiere dedicar su vida a escribir. Sí, así de grave es.

Porque cuando un escritor escribe un libro ha invertido unas horas que no están repercutidas en el precio final de esa obra. A ti te llega en forma de ebook pero al precio de mercado.

¿A cuánto va un libro? ¿A 17€? ¿Sabes cuántos libros deberá vender para recuperar lo invertido (si es autopublicado) o ganar un sueldo digno (si es de editorial tradicional)? Y encima difundes ese libro de forma ilegal para que otros lo lean sin pagar. No es necesario añadir nada más.

Que nadie nos pregunte cómo se hace eso porque no tenemos ni puñetera idea de cómo funciona. Ni ganas.

Pero por lo visto hay grupos en los que la gente le pide a Alexa que lea el libro de algún compañero escritor para que le suban las páginas leídas de KDP.

Esto no es tan feo porque al final estás estafando a Amazon, que no morirá de hambre por eso. Pero si somos coherentes, igual que no nos gusta que nos roben a nosotras, no somos partidarias de robar a nadie, por más empresa gigante que sea.

Siendo escritoras, nos gusta que la gente nos lea y quiera leernos, que disfrute de nuestras novelas. No que se usen para que Alexa se quede en casa sola leyendo una novela que ni siquiera la va a escuchar nadie.

Es un poco cutre, la verdad. Da la sensación de que ese tipo de escritor prefiere hacer trampas que esforzarse por llegar a más lectores y que se le tome en serio. Pero aquí, cada uno, que haga lo que su conciencia le permita.

No podemos ponerlo todo por aquí, porque entonces te estaríamos haciendo spoiler de todo el episodio. Así que si te quedas con ganas de más, es preferible que nos escuches.

Y sobre todo, por favor, danos tu opinión y aporta cutradas, que la gente cutre necesita que alguien le diga que es cutre.

Besotes a las personas no cutres.

De nada a las personas que hacen cutradas como estas. El primer paso para solucionar un problema es saber que lo tienes.

Únete a nuestra tribu y consigue el ebook que hemos preparado donde encontrarás todos los recursos que necesitas para autopublicar con calidad profesional y sin dolores de cabeza.

Deja un comentario

Más entradas del blog

conflicto
Escribir novela romántica
Bea Peidró

Conflicto en la novela romántica

El conflicto es uno de los elementos clave de nuestra novela, porque sin conflicto no hay historia. Habrás oído muchas veces el concepto de novela

Leer más...

Descarga «Cómo sobrevivir a ser escritora de romántica»