4 cosas que no debes olvidar al escribir una novela romántica

Compartir
escribir-una-novela

A la hora de sentarte a escribir una novela romántica, debes tener muy en cuenta el perfil de nuestras lectoras objetivo. Y es que tienen muchos patrones en común, pero sobre todo todo todo, que lo que esperan es una historia que las haga emocionarse y que se enamoren igual que lo hacen los protagonistas.

Has de crear magia, corazones, tensión, palabras inolvidables y situaciones memorables. ¡Hala, todo tuyo, amiga! ¡Chan chan chaaan!

Tranquila, no desesperes, porque eso es lo que tú ya haces cuando escribes (o deberías). Y para que tu universo de historias te quede aún más redondo, apunta lo que te contamos hoy en el blog. Hemos escuchado a nuestras lectoras, analizado sus feedbacks y esto lo hemos agitado en la coctelera junto a todo aquello que atesoramos en la Tribu en nuestro caldero de poción mágica escrituril. Aquí va:

Que no falten los clichés

Y es que las lectoras de romántica son unas forofas de los diferentes clichés. Enemies to lovers, friends to lovers, segundas oportunidades, instalove, el amigo de mi hermano… Tienes un amplio abanico donde elegir y novelas que leer para ver cómo los tratan. Lo bueno de los clichés es que funcionan en cualquier época histórica y metidos en cualquier tipo de trama, ya sea de la mafia calabresa o de la jet set de los Hamptons.

escribir-una-novela
A mis compis de la Tribu les fascina el cliché de librerías

Lo que sí es cierto es que, aunque tengas el cliché de base, que la historia sorprenda y se salga de lo habitual es un plus añadido y un seguro para que destaques. Hay miles de historias planas, típicas y convencionales que no traen nada diferente sino la repetición de los mismos patrones. Rétate a ti misma para que tus tramas no sean lo mismo de siempre y disfruta descubriendo nuevos horizontes.

Ponte el objetivo de salir de tu zona de confort aunque sea en un aspecto, a pesar de que estés disfrutando de lo lindo haciendo que ella y él se peleen en cada escena mientras las ganas se van cociendo a fuego lento.

El equilibrio entre diálogos y descripciones

A nuestras lectoras les encantan las historias dinámicas con una gran presencia de diálogos. De hecho, cuando los hay menos de lo habitual, lo expresan con rotundidad. Los diálogos le aportan fluidez y ritmo a las novelas románticas, y como las tramas giran alrededor de la relación sí-no de los protagonistas, es lógico que se originen muchos más diálogos que en otro tipo de géneros.

Pero no hay que olvidar las descripciones. Una ambientación que envuelva y que estimule los sentidos actúa de personaje en la historia, por lo que es crucial saber trabajarlo bien. Se trata de elegir las palabras adecuadas y buscar lo sensorial para sugerir más que describir. No es lo mismo decir “el árbol tenía las ramas llenas de hojas” que “el aire hacía vibrar las hojas del árbol y estremecía sus ramas llenas de promesas de flores”. Adecúa las descripciones a tu estilo y verás cómo tu novela se hace más redonda.

También es importante utilizar las descripciones en los diálogos. A veces se dice mucho más con reflejar el lenguaje corporal del personaje que con las palabras en sí. Juega con este recurso y no tengas miedo de usarlo porque humaniza y enriquece tu texto.

Calentar a la lectora hasta el clímax

A pesar de lo sugerente de este título, aquí se trata de que el periplo de nuestra protagonista tenga las zancadillas suficientes para hacer sufrir a nuestra lectora, de tal forma que no sea capaz de despegar sus ojos de nuestra novela.

Una historia en la que no sabes hacia dónde va porque no hay un problema aparente, o donde todo transcurre plácidamente hasta que de pronto hay un cataclismo-clímax, no tiene ningún atractivo. El conflicto debe existir desde el principio, tiene que quedar claro en las prímeras páginas y todo lo que le ocurre a la protagonista lleva a la resolución de ese conflicto, a ese clímax ansiado.

Busca soluciones para el conflicto que sean interesantes, impactantes y que hagan que a la lectora le haya merecido la pena acompañar a nuestra prota hasta el momento de clímax. Y luego coloca todo en su sitio, en ese desenlace donde nos regodeamos con la resolución de las cosas y que no debe ser largo, sino el justo para que sea un final redondo.

Para alargar un poco la trama y contar un extra sobre los personajes, tienes la herramienta del epílogo: si no quieres escribir un final interminable, utiliza esta baza. Yo he llegado a generar tres epílogos porque la historia me lo pedía, como en Los susurros del calor.

Has de escribir una novela con muuucho amor

Como dije al principio, es la premisa de la novela romántica. Si no está llena de sentimientos desbordantes, de lucha contra un antagonista que muchas veces es la misma protagonista y un aura de purpurina y corazones, podríamos estar ante cualquier otro tipo de género. La novela romántica nos hace soñar, suspirar y volar en los brazos de algún maravilloso muso que nos regalan las escritoras.

Así que no tengas miedo de meter amor a raudales y, también, sexo. Hoy en día la novela romántica se tiñe de rojo para regalarnos escenas hot en casi todos los libros, y lo subida que la quieras de tono dependerá de tu posicionamiento como autora. Aunque como siempre digo, las escenas eróticas se aprenden a escribir leyendo mucho porque así encontrarás tu propio lenguaje erótico.

Sin embargo, esto es algo que va contigo y con lo cómoda que puedas estar escribiendo escenas de sexo. Lo importante en novela romántica es el amore, las declaraciones, la pérdida, el flirteo, las artimañas… todo eso tan delicioso que hace que las horas junto a una buena novela romántica sean el tiempo mejor invertido del mundo.

Con esto, escritora, terminamos este paseo por cuatro tips que tener en cuenta a la de escribir una novela romántica. Hay más, por supuesto, pero estas son las que, en mi caso, siempre han actuado de guía para poder escribir una historia lo más redonda y bonita posible.

Un abrazo fuerte y ¡por la dominación mundial de la romántica!

Helen Rytkönen

Únete a nuestra tribu y consigue el ebook que hemos preparado donde encontrarás todos los recursos que necesitas para autopublicar con calidad profesional y sin dolores de cabeza.

1 comentario en «4 cosas que no debes olvidar al escribir una novela romántica»

Deja un comentario

Más entradas del blog

conflicto
Escribir novela romántica
Bea Peidró

Conflicto en la novela romántica

El conflicto es uno de los elementos clave de nuestra novela, porque sin conflicto no hay historia. Habrás oído muchas veces el concepto de novela

Leer más...

Descarga «Cómo sobrevivir a ser escritora de romántica»