Episodio 21. Melón: piratería de libros y pagar por formación

Compartir
Piratería de libros y pagar por formación

Hoy hablamos de la piratería de libros y de por qué nos cuesta a veces pagar por formación.

¿Por qué juntamos estos dos temas?

Porque ambas prácticas salen de las mismas creencias:

  1. Que el escritor no trabaja, es su vocación.
  2. Que no necesita herramientas, lo suyo es inspiración divina.

¿Cómo va a cobrar alguien por escribir un libro, si lo escribe porque quiere? Como no es un trabajo, justificamos que alguien compre el libro y podemos pasar el PDF vía WhatsApp o Telegram. Lo compra uno, pero lo leen 80 personas.

¿Cómo va alguien a cobrar por formar a otras personas, si todo ese contenido te lo dan saltando de clase gratuita en masterclass gratis?

En otras palabras: ¿en qué cabeza cabe que alguien quiera cobrar a cambio de su conocimiento, su tiempo y su valor? Qué locura, ¿eh? Querer cobrar por un trabajo hecho… ¿A dónde vamos a llegar? (Espero que entiendas que la ironía la tenemos puesta en modo on).

Este es un melón de los gordos y merece que llamemos las cosas por su nombre.

Como dice la Blumen, siempre desde el respeto y el amor, pero con un pequeño pescozón en el cogote, a ver si nos entra ya en la cabeza que la gente no vive del aire y quienes escribimos y formamos a otras personas somos humanos que también pagamos facturas.

La piratería de libros todavía existe

Es verdad que ya no hay gente con programas de descarga todo el día buscando archivos en Internet ocuro.

Plataformas como Netflix, Spotify y Kindle han permitido que, por un módico precio mensual, puedas visualizar todo el cine y series que quieras, escuchar tu música preferida en bucle y leer todos los libros que te parezcan hasta el final o dejarlos a medias si no te gustan porque vas a pagar lo mismo.

Eso ha hecho que las páginas de descarga no funcionen como antes, a toda máquina. ¿Con esto queremos decir que la piratería de libros ha disminuido? Ni un poco, amiga.

Lo que ha cambiado es la forma en que se distribuye.

Por lo visto hay grupos de WhatsApp y Telegram donde los PDFs vuelan como las pastis en la ruta del bacalao: de mano en mano y te paso este libro en PDF porque me sale del… porque me da la gana.

Si eres escritora y quieres saber si tu libro está en alguna de esas páginas de descarga gratis que encuentras de vez en cuando, entra en Google Alertas y escribe el nombre de tu novela o el tuyo propio y Google te avisará de qué se publica con ese nombre o título en otras webs.

Piensa que muchas de esas páginas tienen enlaces que no funcionan. Aunque encuentres tu novela con opción a descarga gratuita, cuando intentas hacerte con ella, no va. Pero si por algún casual no te atrevieras a comprobar si el enlace funciona o no por si fuera un virus o algo parecido, tienes la opción de darte de alta en CEDRO.

CEDRO es una plataforma que ayuda a los artistas con los derechos de autor y, entre otras cosas, tienen un soporte para los socios (es gratuito, puedes asociarte sin coste ninguno) para que, en caso de encontrar una página que vulnere tu obra, les solicites que investiguen y ellos mismos se encargan de investigar la web en cuestión y pedir su cierre.

Para nuestra tranquilidad, la mayoría de veces son webs en las que los enlaces no funcionan y lo único que buscan es el tráfico.

¿Cuánto vale la hora de trabajo de una escritora?

Cuantificar las horas que dedica una persona a escribir un libro es imposible de contabilizar.

Porque no solo estamos dedicando tiempo a un libro mientras tecleamos. Dedicamos tiempo a un libro cuando hacemos la escaleta, mientras pensamos en él, durante el rato en que nos viene esa idea a la cabeza, todo el tiempo que pasamos imaginando personajes o investigando sobre el tema del que queremos hablar.

También deberíamos incluir en ese contador de tiempo el que hemos dedicado a formarnos, corregir el texto, maquetarlo… Como esas horas no están catalogadas sobre ese trabajo, lo que se tiene en cuenta a la hora de poner el precio en el libro es el precio del mercado y lo que cuesta la impresión y la edición.

El dinero del escritor, en realidad, lo que ganamos, lo que percibimos, es dependiente de la retribución, de lo que consiguimos vender, de al público al que conseguimos llegar. Nuestro trabajo no está valorado, en realidad. Es un tanto por ciento muy dependiente, que pueden ser dos euros, pueden ser dos millones y siempre está en el aire.

Por eso se percibe como un hobby. La gente que no sabe de qué va esta profesión piensa que escribimos y ya está. Viene la inspiración divina y eso es un momentico.

Y todo lo que hay detrás, las fases de la promoción del marketing, el tiempo que le quitas a tu familia, a descansar, a aficiones…, no está valorado en dinero.

Lo que hacemos al piratear obras ajenas es privar al artista de un ingreso que le serviría para reinvertir en su carrera y seguir produciendo.

Si no remuneramos a una escritora por su trabajo, su carrera se acaba porque es insostenible. No puede seguir escribiendo porque tiene facturas que pagar. Tampoco puede publicar, porque hacerlo bien, hoy en día, supone aproximadamente 1.000€/libro.

¿En qué se parece la piratería de libros a las formaciones gratuitas?

Ambos conceptos vienen motivados por lo mismo: no se paga por formación ni por libros porque estamos muy acostumbrados al «todo gratis».

Cuando alguien consulta un tutorial gratuito de YouTube está accediendo a un contenido que se ofrece con un objetivo marketiniano. Ese vídeo está ahí para que la gente sepa lo mucho que sabe esa persona y contraten sus servicios o adquieran sus formaciones. Pero lo que la gente no tiene muy claro es que ese contenido no está sujeto a personalización, a contestar dudas o aclarar conceptos.

Si de algo estamos convencidas en esta Tribu es que alguien saca provecho de una formación y se la toma en serio cuando paga por ella.

Porque es un hecho real: lo gratis no nos compromete. Puedes leer mil artículos de blog, ver mil tutoriales en YouTube… Cuando es gratis lo vas leyendo, lo vas escuchando, sabes que tienes que hacerlo, pero lo dejas ahí.

Sin embargo, cuando decides invertir en una formación:

  1. Es cuando de verdad vas a tomarla en serio porque te comprometes.
  2. Estás preparado para dar ese paso que necesitas dar en tu carrera como escritora.

Masterclass y clases gratuitas

Suponemos que con esto no te estamos descubriendo la sopa de ajo, pero cualquier formación, curso, clase o contenido gratuito es un movimiento de marketing para conseguir el contacto con personas interesadas en el tema que vendes. Una vez se da ese contenido gratuito, a las personas se les ofrece el curso o formación real (de pago) que querían vender.

Con esto no queremos decir que lo gratuito no sea de calidad, pero nada es comparable a la tutorización. En un curso gratuito nunca te van a explicar el cómo hacerlo ni van a tratar tu caso personal. El tener a alguien que te saque de los errores es lo que de verdad merece la pena pagar.

La importancia de la mentalidad para crecer

Hay momentos en la vida en los que somos muy resistentes al cambio y, algo que tú sabes que sería bueno para ti y que en el fondo crees que si lo haces todo va a cambiar, puede dar miedo.

Una persona en ese lado de la mentalidad cree que de tutorial gratuito en tutorial gratuito va a saber hacer cosas en modo experto. Que con eso tiene suficiente.

Sin embargo también está el otro extremo: personas que coleccionan formación tras formación, invierte, pero no aplica absolutamente nada de lo que hace porque le falta compromiso.

Y entonces culpa a los formadores porque piensan que por pagar a alguien que imparte un curso, esa formación hace magia y no es así.

Esto es trabajo de hormiguita. Una mentora puede darte herramientas para ahorrarte todos los baches en los que ella se metió, pero el trabajo lo tienes que hacer tú, no lo puede hacer la persona que mentoriza por ti.

Estamos tan acostumbrados a que todo es inmediato, que la práctica de la voluntad, nos cuesta.

Para analizar en qué punto te encuentras, te deberías preguntar: ¿estoy donde quiero estar? ¿La curva de mi faceta como escritora es ascendente? ¿Mis novelas son cada vez mejores?

Porque si no es así, y no estás donde quieres, probablemente tienes un problema de voluntad. Cabe la posibilidad de que tu mente tenga estrategias que te mantienen en el mismo punto de partida sin avanzar y tu forma de actuar sea la de buscar excusas, echar balones fuera y echarle la culpa a tu formadora, o a la vida porque es muy dura, o a tus hijos porque son pequeños trastos…

Nuestra propuesta es: en vez de buscar la excusa, busca la solución.

Las preguntas que deberías hacerte en caso de querer buscar la solución a esta problemática serían: «Vale, he pagado por siete formaciones. No estoy donde quería. ¿De verdad me he aplicado al 200 por ciento en las formaciones? Sinceridad, queridas. Sí o no.

Y si la respuesta es «no», vale. La siguiente pregunta también te la formulamos: ¿Cómo puedo empezar a aplicar todo lo que no he aplicado hasta ahora? ¿Cómo puedo hacerme responsable?

Porque nadie va a coger tu responsabilidad por ti. Nadie va a venir a motivarte.

Una de las cosas que vas a tener que dejar atrás es el miedo. Porque muchas veces las formaciones pagadas son intensas y también hay miedo a la crítica negativa, a que te den feedback, al fracaso… Da miedo entrar en un sitio donde te digan tus áreas o tus oportunidades de mejora porque no quieres saberlo, prefieres seguir con los ojitos cerrados.

Debemos aceptar que la mayoría de las formaciones que nos hacen avanzar como escritoras son dolorosas porque nos obligan a entrar en nosotras mismas y asumir que lo que nos están diciendo que hacemos mal o que podemos hacer mejor es verdad, aunque no queramos verlo.

Lo ideal es aprender a movernos a pesar del miedo. No podemos bloquearnos a causa del vértigo, porque en el momento en que dejamos que nuestros miedos nos bloqueen dejamos de progresar. El cerebro se queda muy contento porque sobrevivimos, pero no estamos siendo felices, o sea, no estamos llegando a nuestros objetivos.

La espiral de la vida

La vida es como una espiral ascendente: pasamos por los mismos puntos cíclicamente, pero desde un ángulo diferente.

Dicho de otra manera: no es que aprendamos una lección y ya está aprendida. No, aprendemos la lección y, a lo mejor en un año, volvemos a ese punto, pero desde una perspectiva diferente. Hemos aprendido otras cosas, entonces no la vivimos igual, lo vemos desde otro ángulo, pero sigue siendo un bache.

Superar estos pequeños baches de la espiral es lo que nos hace avanzar, porque no das vueltas en el mismo punto. Sabes dar un pasito hacia arriba cada vez y ese pasito a pasito parece una tontería, pero de repente miras atrás y ves lo que has sido capaz de lograr.

Todos, en cierto modo, tenemos miedo a no ser suficiente. No creemos del todo en nosotros, siempre hay una parte duda de nosotras mismas y hace que no queramos mostrarnos, que no aceptemos la crítica. El truco está en dejar de comprarle las excusas a esa parte desconfiada.

Consejos vendo

Para terminar el pódcast, te dejamos cuatro consejos que nos han hecho mejores escritoras emprendedoras y personas.

Consejo de Ana González Duque

Su consejo es una frase de Michelle de Montaigne: «Mi vida ha estado llena de terribles desgracias, la mayoría de las cuales nunca sucedieron».

Ana dice que solemos proyectar en el futuro lo que creemos que va a salir mal y ella siempre recomienda ver solo el siguiente paso con un ojo en el futuro, en lo que queremos conseguir.

Consejo de Helen Rytkönen

Aconseja que cuando te agobies demasiado, recuerdes que no estás inventando la vacuna contra una enfermedad mortal.

Escribimos libros. Necesitamos darnos un momento para respirar, para parar si hace falta, porque de nada sirve avanzar como un tren de alta velocidad si no estamos bien.

Concedámonos ese momento para nosotras, para estar tranquilas, para reponer fuerzas, porque la energía es como las baterías: se agota y hay que recargarla.

Consejo de Bea Peidró

Aporta o aparta.

Debemos analizar si algo que nos está robando tiempo o energía nos aporta o no. Por ejemplo: hay personas que nos aportan mucho, pero hay otras que nos roban tiempo con sus problemas y si eso solo va en una dirección, si esa persona te llama cuando te necesita, pero si la necesitas tú, suele buscar excusas o vuelve a ponerse en el centro de la conversación, aparta.

Si hay personas que solo buscan tu ayuda, tu conocimiento, pero luego no responden cuando tú les pides algo, aparta.

Aprender a dejar ir está bien, aportará fluidez y calma a tu vida.

Consejo de Beatriz Blumen

Bea nos aconseja que no tengamos miedo a mostrarnos seguras. Muchas veces nos da miedo decir lo que nos pasa y mostrar lo que para nosotras es importante.

Nos anima a que nos atrevamos a apostar por nosotras mismas, porque nadie va a hacerlo en nuestro lugar.

Llegados a este punto, nos gustaría recomendarte el episodio de esta semana de Literatura Juvenil Para Escritores, porque esto es lo que nos ocurre a quienes emprendemos si no cobramos por lo que ofrecemos.

Y con esto y un bizcocho, nos despedimos hasta el siguiente episodio que tendrá lugar en el 2024.

Esperamos que hayas disfrutado de este episodio de pódcast y que nos dejes en comentarios tus impresiones. Feliz Navidad, próspero año y felicidad. We wanna wish you a merry christmas!

Únete a nuestra tribu y consigue el ebook que hemos preparado donde encontrarás todos los recursos que necesitas para autopublicar con calidad profesional y sin dolores de cabeza.

1 comentario en «Episodio 21. Melón: piratería de libros y pagar por formación»

  1. Buenas tardes,yo conozco a Bea Blumen ,es un amor. Mi pregunta es que yo estoy escribiendo un libro,bueno en una trilogía( soy de las que se meten en fregados…🤦‍♀️)como decía estoy escribiendo un libro de repostería con historia y novela. Me dedico a la repostería creativa con historia y siempre me ha gustado escribir,hasta mis sentimientos los expreso mejor. Siempre quise escribir una novela y cuando me dediqué al mundo dulce decidí que había llegado la hora. Pero no quería un libro de recetas no, yo quería algo diferente,que fusionara la repostería,creatividad,historia y novela,hasta sexo. Como veréis es algo diferente. Creo firmemente en la formación. Bea me conoce y sabe que por circunstancias,hábitos pues me quedo estancada. Digamos que se lo que quiero escribir pero estoy escribiendo salvaje,libre. Pero quiero sacar mi libro y ya no pienso en ganar dinero ( que eso también estaría bien) pero para mí este libro es un compromiso con mi madre que murió hace dos años del ELA y siempre me apoyó y empecé a escrirlo con ella. Y sobre todo es un compromiso conmigo misma. Disculpad el rollo. Enorahuena por esa tribu maravillosa y espero poder aprender de vosotras. Una abrazo enorme 🥰

    Responder

Deja un comentario

Más entradas del blog

conflicto
Escribir novela romántica
Bea Peidró

Conflicto en la novela romántica

El conflicto es uno de los elementos clave de nuestra novela, porque sin conflicto no hay historia. Habrás oído muchas veces el concepto de novela

Leer más...

Descarga «Cómo sobrevivir a ser escritora de romántica»